>>Aspectos Filosóficos

Para comprender cabalmente la practica del Tai Chi y darle sentido a la misma, es necesario tratar de asimilar algunos conceptos importantes dentro  del pensamiento tradicional chino.  Desde milenios el pueblo chino cree que el universo esta formado por dos fuerzas opuestas, que deben equilibrarse mutuamente. Para explicar esta realidad, se utiliza el concepto Yin Yang. Para percibir la realidad con los sentidos, se hace necesario relacionar un concepto con su opuesto, así, para comprender “lo positivo", necesariamente tenemos que referirnos a “lo negativo”, que representa su contra parte o el otro extremo del polo de manifestación. Cuando estas dos fuerzas comienzan a perder el equilibrio, la naturaleza busca el medio de restablecerlo, no obstante cuando estas dos fuerzas se combinan entre sí de forma constante y armoniosa, se manifiesta energía o vida. Esta se manifiesta a través de la dualidad. Esta eterna complementariedad de la dualidad es lo que se denomina "el movimiento en sí".  Toda manifestación Universal puede ser considerada bajo alguno de estos dos aspectos:  Yin representa todo aquello que tiende a descender, a nutrir,  transformar,  a crear, la inhalación, y la materia, la madre, lo receptivo, lo femenino, etc. Yang por el contrario representa aquellas que se expanden, que iluminan, que exhalan, que tienden a ir hacia arriba, y el espíritu,  el padre, lo que emite, lo masculino. etc. Para comprender mejor la Teoría del Yin Yang desde el punto de vista práctico para la ejecución de las formas del Tai Chi Chuan, debemos considerar el movimiento  también bajo este esquema : Yin representa todo aquello en lo que el movimiento es centrípeto. (Contracción).  Yang por el contrario, representa aquella parte del movimiento centrífugo. (Expansión). Todo en la Naturaleza nos habla de Equilibrio y Armonía, las estaciones que se suceden una tras otra, las aguas de los ríos fluyendo sobre sus cauces, el sol que aparece al alba por el oriente y  el ocaso hacia el poniente, todo siguiendo un orden Cósmico.  Así, la energía que fluye desde el centro mismo del Universo, es ecuánime,  equilibrada, imparcial y se proyecta por igual hacia todos los planetas y galaxias, desde las lejanas estrellas hasta la más humilde flor. Esta energía vital, denominada “Chi”, puede ser desarrollada, cultivada,  almacenada y utilizada mediante las prácticas del Tai Chi chuan, el flujo correcto del Chi, a través de los diferentes meridianos de energía del cuerpo humano, es lo que proporciona buena salud y longevidad a quienes lo practican con esmero y verdadera vocación.            

Volver